Augurio sobre la identidad del cadáver (Capítulo 3. Novela negra por entregas)

Por La Máscara Negra

Capítulo 2

Fuentes señaló con la cabeza un papel que había en una bandeja de archivo sobre su escritorio: «La cifra del año pasado», dijo. En 1946 hubo 29 asesinatos, 629 atracos, 21.569 robos graves y 61.033 robos cotidianos. Para ser más precisos: esos son los delitos que se denunciaron. A esto hay que añadir las violaciones, los asaltos y el contrabando en todas sus formas. «Crímenes de pobreza», lo llama el fiscal. Y me temo que tiene razón. También me temo que 1947 no será mejor, sobre todo con un invierno como este.

Magallanes asintió. Un par de días antes, una patrulla de la policía se había topado con dos diputados con carne de matadero del mercado negro. Los culits, dos antiguos trabajadores esclavos polacos, habían abierto inmediatamente fuego con sus armas. Uno de los policías murió y el otro sigue en estado crítico en el hospital.  Los culpables fueron detenidos y un tribunal militar británico los condenó a muerte. Ahora esperan que se ejecute la sentencia.

Capítulo 3

«Pero una mujer desnuda y estrangulada es algo que no hemos tenido recientemente», continuó Fuentes. Sonaba aún amigable, pero añadió: «Se va a correr la voz, como si no tuviéramos bastante de qué preocuparnos». Apartamentos helados, apenas electricidad, raciones de hambre, trenes de carbón atascados en ventisqueros. O saqueados nada más llegar. Oficiales británicos requisando las mejores casas de la ciudad y poniendo avisos que decían: «¡Prohibido para los alemanes!» Todos los días llegan nuevos refugiados a la ciudad, desde la zona oriental, desde los campos de refugiados, prisioneros de guerra, liberados. ¿Qué vamos a hacer con todos ellos? No podemos construir nuevas casas; con este tiempo hace demasiado frío, incluso para remover el cemento. La gente está enfadada.

 «Y si no pueden descargar esa rabia en nadie más, entonces nos pondrán los pelos de punta si no atrapamos al asesino», terminó Magallanes el pensamiento por él.

 «Me entiendes», asintió Fuentes con satisfacción. Magallanes expuso a su jefe un resumen del caso: la joven víctima no identificada, la falta de testigos.

 ¿El Dr. Piñeiro va a hacer una autopsia? preguntó Fuentes.

 «¡Hoy!» Fuentes se recostó en su silla y cruzó las manos detrás de la cabeza. Durante varios minutos no dijo nada, pero Magallanes había aprendido a no impacientarse. Finalmente, el jefe de policía asintió para sí mismo, encendió un Lucky Strike y aspiró el humo con gusto.

 En Hamburgo tenemos 700 policías para hacer frente a la delincuencia; dijo por fin, dejando que el humo saliera de su boca. La mayoría de ellos son nuevos en el trabajo, porque muchos de nuestros antiguos colegas tenían una política equivocada.

Magallanes no dijo nada. Incluso antes de 1933 la mayoría de la policía había estado en la extrema derecha, y más tarde, sólo la Gestapo de Hamburgo empleó a 200 hombres. Cuando llegaron los británicos, más de la mitad de ellos fueron destituidos de inmediato. Sin la purga política, Fuentes nunca habría llegado a la jefatura. Y la carrera de Magallanes tampoco habría llegado a ninguna parte. Estos hechos no les hicieron precisamente gracia a sus antiguos colegas, entre otras cosas porque la diferencia entre obtener un «sí» o un «no» entre los británicos era a menudo muy reñida.

Una víctima cuyo nombre ni siquiera conocemos. Una joven desnuda. Un delincuente que, incluso ahora, en estos tiempos difíciles, comete un delito no por necesidad, sino porque se deja llevar por algún impulso maligno.

Un asesino que no deja rastros. Y una ciudad que exige que lo resolvamos y rápido -dijo Fuentes, con voz casi soñadora-. Es un caso desagradable, éste, Magallanes. No puedo poner a unos reclutas novatos en él y ninguno de los hombres mayores está a la altura.

 Así que me lo das a mí, porque no le gusto a nadie, pensó Magallanes. «Lo aceptaré, jefe». Bien. Ahora, ¿hablas algo de inglés? Magallanes se sentó de repente en su silla. «Un poco, no mucho, me temo». «Lástima», dijo Fuentes, y luego añadió con desprecio: No importa, por lo que he oído, su hombre tiene un excelente alemán.

 «¿Mi hombre?»

 «Los británicos quieren destinar un oficial de enlace a la investigación». ¡Mierda! soltó Magallanes.

 Debido a la especial influencia política y psicológica que puede ejercer sobre la población, continuó su jefe sin hacer ningún comentario. Es una petición oficial. También voy a enviar a un oficial de la brigada anti vicio para que trabaje con usted, bajo su mando, obviamente.

 ¿Promover la brigada anti vicio?

 «La víctima estaba desnuda», le recordó Fuentes.

 ¿Quién?  Inspector Pablo Socorro. Se ofreció inmediatamente.

 «No es precisamente mi día de suerte», refunfuñó Magallanes.

Fuentes sonrió y llamó a su secretaria: «Por favor, haga pasar a los dos caballeros».

 El primer hombre llevaba el uniforme marrón verdoso de un teniente del ejército británico. Magallanes le adivinó la veintena, aunque su rostro brillante, casi sonrosado, y su pelo corto y rubio le hacían parecer aún más joven. No era muy alto, de complexión enjuta, con el paso ágil de un deportista. Magallanes se preguntó por qué el uniforme, perfectamente planchado pero llevado con demasiada ligereza, y la expresión del rostro del hombre, aunque amable y servicial, le daban un aire ligeramente displicente.

«Teniente Juan Carlos Mirabal, de la administración británica en Hamburgo, de la rama de seguridad pública», fue como lo presentó Fuentes. El oficial saludó enérgicamente a modo de saludo, dejando a Magallanes, que no tenía ni idea de saludo militar, sin saber qué hacer con su mano.

Juan Carlos sonrió un segundo y luego extendió su mano derecha para estrechar la de Magallanes. Encantado de conocerle, inspector jefe. Hablaba alemán con un ligero acento británico, pero Magallanes sospechaba que la pronunciación era el único punto débil de Juan Carlos en el idioma. No me extrañaría que pudiera escribir informes en alemán mejor que muchos de mis colegas, pensó. En voz alta se limitó a decir: «Bienvenido al CID, teniente». El segundo hombre siguió al británico al interior del despacho con cierta vacilación.

Magallanes lo situó en torno a la treintena, alto, larguirucho, con un traje de paisano bastante raído y demasiado ancho para él. Tenía el pelo rubio rojizo y un pequeño y fino bigote. El segundo y el tercer dedo de la mano derecha estaban amarillos por la nicotina y sus movimientos eran un poco espasmódicos: un fumador empedernido que no podía conseguir suficientes cigarrillos.

Magallanes le asintió. El inspector Pablo de anti vicio, ya lo conocía. Fulgencio no hacía mucho que había salido de la academia de policía, y ya había conseguido enemistarse con la mayor parte de la gente del CID, aunque nadie sabía muy bien por qué. Magallanes creía que se había dejado el bigote para aparentar más edad. Y había bromeado sobre Fulgencio en privado porque todavía vivía en casa de su madre. ¡Un policía! Y en la brigada anti vicio.

 «Caballeros», dijo Fuentes, frotándose las manos. Estoy deseando ver sus resultados.

 «¿Vamos a mi oficina?» sugirió Magallanes.

 Se despidió de su jefe con una inclinación de cabeza y dirigió a los otros dos hombres hacia el pasillo. Justo lo que necesitaba, pensó resignado, quedándose atrás mientras caminaban a la luz de la bombilla de 15 vatios.

 El propio despacho de Magallanes era luminoso. La ventana daba al Musikhalle Musikhalle y las ruinas que había más allá. El viejo escritorio de madera de Magallanes parecía haber sido barrido y limpiado con regularidad. Era muy exigente a la hora de guardar todo en los cajones del escritorio, y cada expediente estaba debidamente anotado y guardado en un enorme armario metálico.

Josefina entró y le entregó una gran carpeta de cartón con una hoja de papel dentro: el nuevo informe de asesinato. El inspector jefe presentó a los dos hombres a su secretaria. Fulgencio se limitó a asentir, pero Juan Carlos se acercó para estrecharle la mano.

 «Encantado de conocerte», dijo. Magallanes se sorprendió al ver cómo se sonrojaba su secretaria.

«Traeré otra silla», dijo con demasiada rapidez. «Permítame», dijo Juan Carlos, poniéndose en pie y trayendo otra silla del despacho exterior. Josefina le sonrió. Magallanes le hizo un gesto con la cabeza, indicándole que los dejara y que cerrara la puerta tras ella. Entonces pensó en Margarita y en cómo se había comportado cuando se conocieron: esa mezcla de entusiasmo y vergüenza.

Y de repente sintió envidia de la joven oficial británica. Cosas y tonterías. Desterró los pensamientos de todas las mujeres, excepto de una: el cadáver desnudo.

«Siéntese», dijo formalmente. Le daré una visión general.  El inspector jefe repasó metódicamente los aspectos básicos del caso: el cuerpo desnudo con una cicatriz en el apéndice, las marcas de estrangulamiento en la garganta, el lugar donde se encontró el cadáver, los dos chicos de la calle, el interrogatorio de los habitantes del búnker y la falta general de pistas.

Cuando terminó, Juan Carlos sacó un paquete de cigarrillos ingleses y los ofreció a su alrededor. Magallanes y Josefina dudaron, como si esperaran, que el otro reaccionara primero. Luego, el inspector jefe se encogió de hombros y aceptó el cigarrillo con gratitud. En realidad, había dejado de fumar, pero estaba claro que Josefina había estado esperando a ver si Magallanes, ahora su jefe mientras durara la investigación, estaba dispuesto a aceptar un regalo de un antiguo enemigo. El inspector de la brigada anti vicio lo encendió y chupó con tanta avidez que Juan Carlos, con una sonrisa sarcástica y educada al mismo tiempo, le obligó a dar un segundo.

 «Entonces, ¿qué hacemos ahora?» preguntó. Soy un soldado, no un policía, añadió Juan Carlos. Mi experiencia es la guerra, no la investigación de asesinatos.

Josefina tosió tan fuerte que una nube de humo azul salió de su nariz y de su boca. Magallanes se obligó a sonreír. Cuanto más sabemos de la víctima, más descubrimos del asesino; comenzó. A menudo el asesino y la víctima se conocen. Así que, en primer lugar, trataremos de identificar a la víctima.

 «¿Nosotros?», dijo Juan Carlos, sin sonreír.  «Un patólogo lo hará», le aseguró Magallanes, sonriendo de verdad por primera vez. La ingenuidad sorprendida de su pregunta había de repente había hecho que el joven británico pareciera más simpático. Menudo soldado eres si te asustan los muertos. Bueno, únicamente consigue el informe de la autopsia.

Entonces, con suerte, sabremos un poco más, idealmente la hora de la muerte. Pero dudo que haya algún patólogo en el mundo que pueda identificarla.  «Salvo el médico que realizó la apendicetomía», intervino Josefina.

 Sí; dijo Magallanes. Es una posibilidad. Bueno, pide algunas copias y envíalas a los hospitales de Hamburgo. Tal vez alguien la identifique. Por otro lado, una operación de apéndice es rutinaria y no es probable que ningún médico o enfermera se acuerde. Sobre todo, porque han tenido mucho trabajo en los últimos años, añadió Josefina. En la medida en que los hospitales siguen en pie y los médicos siguen vivos.

 El inspector jefe lanzó una mirada de advertencia a su colega. Ya era bastante irritante tener a un oficial de las fuerzas de ocupación en el grupo de investigación. Pero no había necesidad de provocarlo. Pero Juan Carlos no dio muestras de haberse dado cuenta. ¿Y si los médicos no pueden ayudarnos?

 Bueno, saca carteles con fotografías de la víctima y colócalos por toda la ciudad. Aunque eso sea un poco… Magallanes vaciló, buscando la palabra adecuada, poco delicada, terminó la frase con bastante desgana.

 El británico enarcó una ceja de forma interrogativa, así que Magallanes explicó: «De una forma u otra tenemos que hacer algo para conseguir algunas pistas de la población en general». Es posible que alguien conociera a la víctima; de hecho, es muy probable. Y no quiero que los ciudadanos de Hamburgo se enteren por casualidad de que hay un asesino por ahí.

 Eso podría causar disturbios. «Por eso me han destinado a la investigación», dijo Juan Carlos con una franqueza desarmante. Las autoridades británicas también desean que esta investigación concluya lo más rápida y discretamente posible.

«Entiendo», tosió Magallanes, y apagó el cigarrillo que sólo había fumado a medias, algo que notó con asombro Josefina, que hacía tiempo que se había fumado el suyo hasta la punta de los dedos.

«Tenemos poco que contar», reconoció, «sólo lo más básico». Se tranquilizó al ver que el oficial británico estaba sentado erguido en su silla, prestando mucha atención. Josefina, en cambio, se limitó a mirar la punta brillante del cigarrillo de Magallanes que estaba en el cenicero.

Sabe lo que se avecina, adivinó Magallanes.  Aspecto bien cuidado, manos limpias, sin marcas, buena piel, bastante bien alimentada – nuestra víctima no es de clase trabajadora, y también dudo que haya llegado con alguna columna de refugiados del este en las últimas semanas. Tampoco creo que sea una DP. Sus cuerpos suelen llevar rastros de su anterior.

Una vez más se encontró buscando la palabra adecuada.

 ¿Dificultades? preguntó Juan Carlos.

Magallanes suspiró. No tenía sentido andarse con rodeos. No en un equipo de investigadores, y menos cuando estaban investigando un asesinato como éste.

 «No tiene tatuado el número del campo de concentración», explicó. Aparte de la cicatriz de la operación, nuestra víctima no presenta signos de haber sido golpeada, pateada o gravemente desnutrida. Obviamente, es posible que sea polaca o ucraniana, traída al Reich para trabajar.

Tal vez fue asignada a algún agricultor en algún lugar de Schleswig-Holstein o Baja Sajonia o a alguna fábrica. Y luego, en 1945, decidió que era mejor quedarse aquí como desplazada que volver a un hogar en manos del tío José Stalin. Pero, como hemos señalado, «sus manos no son las de un trabajador».

 «La hija de algún hogar acomodado», especuló Juan Carlos.  De repente parecía que el oficial estaba disfrutando de la investigación, pensó Magallanes.  «Posiblemente». Pero las hijas que han desaparecido de hogares acomodados suelen ser denunciadas como desaparecidas bastante pronto. Por supuesto, es perfectamente posible que alguien denuncie su desaparición en las próximas horas. Pero si no recibimos esa denuncia para esta noche, al menos no tendremos que hacer un penoso viaje a alguna villa de Blanquéense.

 «Entonces», ¿quién podría ser la víctima? «Un ruiseñor de la calle», sugirió Josefina, habiendo finalmente abandonado su angustiosa concentración en el humeante cigarrillo de Magallanes.

 «Me temo que no es una expresión que conozca de mis clases de alemán», admitió Juan Carlos.

Josefina se rio a carcajadas. Una prostituta. Una puta. Una mujer de virtud fácil. Una pros-ti-tuta. Por eso soy parte del equipo, ¿no?».  Magallanes asintió.

 Estaba entendiendo por qué a tantos oficiales no les gustaba no les gustaba Josefina. «Podría ser tomada por una, superficialmente», admitió de mala gana el inspector jefe. Las circunstancias de la muerte también; sin duda, hay motivos suficientes para que los clientes habituales de Josefina se sientan responsables.

 «Lo siento, ¿qué significa eso?»

 «Significa que nos vamos al Reeperbahn», dijo Magallanes, con una sonrisa amarga.

Juan Carlos sonrió alegremente. Mis colegas del Off.

«No se creerán que tenga que hacer eso de forma oficial».

«Siempre vale la pena ganar una guerra», dijo Josefina en voz baja.

 Lo suficientemente suave como para que Magallanes no estuviera seguro de que el británico le hubiera entendido. Tengo que advertirle, teniente, que los caballeros del Reep no estarán precisamente encantados de vernos. Y me temo que las damas tampoco.

 Entonces llamó a su secretaria. Necesitamos copias de la foto gráfica. Sólo la cabeza de la víctima, lo suficiente para que sea reconocible. Y no demasiado espeluznante, si es posible.

¿Cuántos?, preguntó Josefina, mirando al oficial británico en lugar de a Magallanes.  Demasiado para mi autoridad, se dijo Magallanes. Una docena para el inspector Jacinto de uniforme. Debería reunir a unos cuantos oficiales para enviarlos por los hospitales y pegar la foto bajo la nariz de todos los cirujanos que encuentren. La vitamina tuvo una apendicetomía y tal vez uno de los caballeros recuerde haber realizado la operación.

 Luego, una copia más para la imprenta. Necesitamos 1.000 carteles; dudó un segundo, luego cambió de opinión y dijo: no, que sean solamente 500. La letra la pondré más tarde. Diga a los responsables de la policía de barrio que necesitaremos a sus hombres para colocar los carteles pasado mañana. Y necesitaré otras tres copias para estos dos caballeros y para mí.

 Considérelo hecho, jefe; dijo Josefina y se apresuró a salir.  Juan Carlos la vio irse y luego, al ver que Magallanes lo miraba, hizo ademán de mirar por toda la sala. Magallanes le dedicó una larga sonrisa. Luego sacó un lápiz y una hoja de papel del cajón de su escritorio y dijo: «Bien, voy a escribir el texto del cartel». Nos reuniremos en la entrada principal dentro de media hora. Para dar un paseo por la Reeperbahn.

Exactamente, 29 minutos después, Magallanes estaba de pie en el vestíbulo junto a las enormes puertas. Tenía hambre y frío, y había mil cosas que preferiría hacer antes que interrogar a un montón de chulos y putas.

Visits: 336 Today: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *