Atrapados en las palabras

Por El poeta en actos

En un esfuerzo por crear un sistema poético del mundo, se vislumbró una oportunidad para liberarse de los determinismos y del razonamiento lógico aristotélico. Sin embargo, esta búsqueda de lo misterioso, de lo innombrable y de una poética se estancó en sutiles proyecciones de imágenes, símbolos y metáforas. El propio esfuerzo por construir un sistema poético impuso la creación de imágenes separadas de la realidad y la verdad.

Aunque este sistema logró algunos destellos de una «metafísica poética» ( se pregunta por qué en lugar del cómo de las cosas, tal como Joel James consideraba también la poética en los sistemas mágico-religiosos africanos), no pudo desvelar el misterio de la poesía. No logró establecer la diferencia entre la poesía en verso y la poesía filosófica, y la poesía en acción. No pudo capturar la dinámica, la vida, del cambio en la poesía, del sentimiento que trasciende las palabras. Todo el sistema poético del mundo quedó atrapado entre palabras.

En su obra The Destiny of the Mind, William S. Haas estableció una notable diferencia entre la forma poética del pensamiento occidental y la práctica poética de la filosofía oriental. En Occidente, la poesía existe dentro de los confines de la mente (la relación del yo con los sentidos, que se ha convertido en toda una tradición artística: romanticismo, naturalismo, impresionismo, simbolismo, modernismo, posmodernismo, y así sucesivamente).

En cambio, en Oriente, la poesía existe como una totalidad práctica y espontánea, sin desarrollar ninguna tradición o época en particular. En Occidente, hay una «evolución naturalista» de la poesía; en Oriente, la evolución espiritual. Occidente busca expresar lo trágico, la angustia, el vacío, la seriedad y la falta de sentido de la vida; Oriente ofrece salud, despertar, la eternidad de la risa, la celebración y el sentido lúdico de la vida.

En Occidente, la poesía evoluciona tratando de dar significado a la vida a través de las palabras, basándose en diversas experiencias imaginarias. Sin embargo, las palabras en sí mismas carecen de significado, por lo que se intenta llenar el vacío de la existencia mediante códigos lingüísticos. En Oriente, es la existencia misma, la verdad, la que adquiere significado por sí misma. Occidente penetra en las palabras a través de las imágenes, construyendo una lingüística y justificando el lenguaje mediante la racionalización. Oriente penetra en la existencia con el corazón. A diferencia de Occidente, Oriente no está interesado en desarrollar una lingüística, sino en revelar la vida.

Uno de los grandes poetas modernos de Oriente, Sri Aurobindo, intentó fusionar el modelo poético occidental con la visión poética oriental y creó el poema más extenso de la era moderna: Savitri: una leyenda, un símbolo, que abarca más de setecientas páginas. Según Aurobindo, se trata de una revelación, no de una imagen o proyección de la mente, pero la forma expositiva del poema es racional y lógica, al estilo occidental, como si procediera de una imagen. El poema enfrenta una dicotomía: a pesar de ser una revelación, las palabras utilizadas no son lo suficientemente poderosas como para trascender su propio significado. La paradoja radica en que, siendo un poema sobre la poesía en acción, no hay en él ningún impulso poético. Es poesía en verso y filosofía.

Aurobindo se ha convertido en un ícono de la poesía moderna. Su sistema, fundamentado teóricamente en The Future Poetry, también se convierte en un sistema poético del mundo, con la diferencia de que la revelación supera a la imagen. Sin embargo, el método de exposición utilizado fue el mismo que empleó, por ejemplo, Lezama en su poética: imagen, forma y lenguaje como bases para el significado de las palabras. Aurobindo creía, por su parte, que el modernismo debía ceder paso a la poesía mantrica, a la poesía oceánica. Pero ambos poetas quedaron, según sus perspectivas de la imagen y la revelación, atrapados en las palabras.

Visits: 445 Today: 1