¿Analista o propagandista? El arte de subestimar al contrario

Por Carlos M. Estefanía

Pasemos por alto la parte del video que vamos a analizar[i] dedicada a criticar a la Iglesia católica. Aquí poco hay que objetar a lo que sobre ella y sobre su hermana La Ortodoxa Rusa, se nos cuenta. Enfoquémonos en la parte final donde Estulin, el entrevistado, aborda las conflictivas y tirantes relaciones anglo-norteamericanas y rusas, así como el problema de la hispanidad.

Partamos del hecho de que Estulin es un tipo inteligente y sabe muchas cosas que valen la pena escuchar; sin embargo, tiene varias dolencias, que obstruyen su capacidad para el análisis.

La primera es que, a pesar de los altos valores con las que adorna su discurso y la denuncia del modo en que se pierde la razón en occidente, de pronto le entran ataques de estalinismo visceral, lo que le hace simplificar la solución de muchas cosas, por ejemplo, recomendando el método del pistoletazo a cualquiera que el poder lo considere traidor o corrupto, como creen sus adeptos que ocurría en los tiempos del padrecito Estalin. No es de asombrar que solo una vocal diferencie el nombre del entrevistado ruso y el apodo del tirano georgiano. Tampoco sorprende que Estulin todavía justificara hace poco en el mismo canal su entrevista con Fidel Castro, alabando la inteligencia del difunto dictador o que exalte la figura de ese minie Stalin bielorruso que es Alexandr Lukashenko, como el único amigo verdadero de Rusia (además de su alada Corea del norte), y le considere único prócer recomendable para emprender la reconstrucción de la antigua URSS,

Otro problema es su chauvinismo ruso que parece llevarle inconscientemente al desprecio por otros pueblos entre ellos el Español. Su hispanofobia la ha mostrado con declaraciones contra los españoles a los que parece identificar por principio con la brigada azul, aquellas tropas de voluntarios “nacionales” que fueron a Rusia durante la segunda guerra mundial para desquitarse por la intervención soviética en la Guerra Civil Española.  Era a lo que tenía Estulin acostumbrado al televidente de España, cuando unos años atrás se le invitaba como tertuliano a los canales televisivos del país. Lo de malo no es que dijera que España es un país sin importancia[ii], sino que no se cortaba de hacerle propaganda al separatismo catalán diciendo que Cataluña era la única parte europea de España y hacía bien en separarse. Peor aún era que llamara vagos a los andaluces.[iii], lo hacía casi con el mismo desprecio con el que, recientemente, se refirió a la “mugre” que emigra a su país desde las naciones que un día conformaron, en muchos casos a la fuerza, el viejo imperio ruso y su heredera la Unión Soviética. Así lo expresó cuando abordaba quienes estaban detrás de los recientes atentados en Moscú[iv]. Con ello rebajaba su condición de intelectual compitiendo en el uso de términos islamófobos con las voces más xenófobas de esa España, para él medio africana, que tanto desprecia.

En el video se anuncia un seminario del que participan Daniel Estulín y el analista español Pedro Baños este 27 de abril, parece que los temas que abordarán serán interesantes[v]. Supongo que la colaboración del ex KGB con Baños[vi], quien parece haberlo descubierto el otro día (a Estulin), haga moderarse un poco a nuestro “gran ruso” (en el uso leninista del término). Este antiespañolismo es algo que no debería ocurrir y parece obedecer más a alguna experiencia personal negativa que a su capacidad intelectual, pues el Imperio Ruso y el Español salvo leves escaramuzas en el norte de América nunca ha sido contrincantes, en cambio ha sufrido un proceso de descomposición causado por un mismo enemigo. Esto es algo que por lo visto Estulin con todos sus libros y estudios, desconoce.

En cuanto a Baños, quien no aparece en el video, aunque se le refiere, conviene señalar que ha tenido una evolución bastante interesante. Pasó de ser un analista que más bien parecía distraernos del peligro, como cualquier otra disidencia controlada, a ser un confrontador radical del sistema establecido en Europa y concretamente del poder británico, a quien acusa de haber boicoteado su ascenso. Así mismo se ha vuelto un paladín y defensor del movimiento reivindicatorio de la hispanidad y contra la leyenda negra antiespañola, en ese aspecto merece nuestro aplauso, aunque al mismo tiempo no sabemos cómo podrá colaborar con el hispanófobo de Stulin.

Quizás lo que ayude a superar esa barrera es que Baños ha experimentado una evolución significativa en sus posturas geopolíticas a lo largo de los años, especialmente en relación con Rusia, Estados Unidos y conflictos internacionales como el de Ucrania. Inicialmente, Baños mostró una actitud crítica hacia Rusia, especialmente durante la guerra ruso-georgiana y el conflicto en Ucrania. Sin embargo, con el tiempo, su postura se tornó más favorable hacia Rusia y más crítica hacia Estados Unidos y la OTAN.

Este cambio de posición ha generado controversia y críticas hacia Baños, especialmente por sus declaraciones en las que sugiere que Estados Unidos podría estar manipulando la situación ucraniana para sus propios intereses. Algunos lo acusan de estar influenciado o incluso de recibir apoyo del Kremlin, lo que ha generado especulaciones y acusaciones sobre su posible papel en la desinformación. Por mi parte no creo que así sea, más bien me parece cuando lo escucho con oído crítico como un bien informado oficial retirado que aprovecha su etapa de pensionado para decir lo que de verdad piensa.

El propio Baños ha rechazado aquellas afirmaciones y ha defendido su postura como una búsqueda de la paz y una crítica al supuesto belicismo de Estados Unidos y la OTAN. Por último, Baños se ha posicionado definitivamente en contra de las posiciones belicistas del gobierno de Pedro Sánchez y ha alertado a sus seguidores sobre la posibilidad de que los pueblos europeos se vean involucrados en una guerra contra Rusia que no desean ni quieren pero que favorece a los intereses anglosajones.

Esto, por un lado, lo acerca a Estulin, pero, por otro lado, la falta de objetividad de Estulin con respecto al poder británico podría abrir una brecha entre el analista ruso y el español. Y es que mientras uno alerta, el otro le quita hierro al poder de quienes realmente controlan el mundo occidental. Parece que los años vividos en esa posesión inglesa en el nuevo mundo que sigue siendo Canadá, permearon a Estulin de esa imagen de ovejita desvalida con la que el león británico engaña a sus enemigos.

Estulin, en su afán de disminuir al enemigo histórico de Rusia, Inglaterra, habla más como agitador, empecinado en dividir al enemigo, que, como analista, pues se niega a aceptar una verdad tan evidente como que el Imperio Británico no solo no desapareció, sino que se ha venido fortaleciendo. No solo incorporando esa asociación de neocolonias suyas que es la Mancomunidad, países que nunca le pertenecieron, sino lo que es más terrible, reconquistando, con métodos que aún estar por investigar  a Estados Unidos, ese poderoso país cuyos modernos órganos de inteligencia, de manera inexplicable fueron creados por la propia Gran Bretaña (lo cual lo dice todo) y que ha terminado convertido en el encargado de sacar las castañas del fuego a los ingleses, como pasó e la primera y en la segunda guerra mundial,  cuando no de hacer, a costa de la sangre de sus hijos, de su economía y de sus prestigio,  los trabajos sucios a nivel global que a al Reino Unido favorecen.

Por último, ciertamente, el futuro de la Hispanidad no pasa por Iberia, sino por Hispanoamérica como vanguardia de esta. Algo que reconocen los sectores mejor formados intelectualmente dentro del movimiento hispanista, entre ellos los partidarios de la filosofía de Gustavo Bueno. Pero hablar como solución al proyecto de un “plan bolivariano”, como hace Estulin, es demostrar no saber nada de nuestra historia; en particular del hecho de que Bolívar fuera la marioneta británica encargada de demoler el Imperio de los hispanohablantes. Aquello fue el ensayo general de lo que luego será la destrucción de otros imperios, incluido el ruso. Pasarlo por alto es desconocer la desgracia que hermanó a los rusos e hispanos y sobre todo subestimar la fuerza y astucia del Imperio británico, facilitando de este modo que una vez más pueda devorarnos. Así, queriendo o sin querer el ruso, como se dice en Cuba; “trabaja para el inglés”, nunca mejor dicho.

Referencias


[i] https://www.youtube.com/live/c8hVYL3vqMg?si=F5-6FrpLu-cnZ0Qq

[ii] VÍDEO: Daniel Estulin presenta en prnoticias ‘Fuera de control’ y habla de España (youtube.com)

[iii] La TV3 difunde INSULTOS y ODIO contra ESPAÑA y los ANDALUCES (youtube.com)

[iv] https://www.youtube.com/live/VPn98ao8FUM?si=kKJ-1vhRK5jbb64t

[v] Webinar Hoja de Ruta | Estulin | Baños – Estulin.Media

[vi] Pedro Baños | Analista y conferenciante: Geoestrategia (pedrobanos.com)

Total Page Visits: 296 - Today Page Visits: 2