Abogados del Diablo

Por Patronio

Una radiografía de la sociedad cubana actual no puede abordarse mintiendo o simplemente edulcorando la realidad. Se engaña a sí mismo quien lo hace por los motivos que sea, fuese por cobardía o egoísmo. Es lamentable escuchar “yo no me meto en política” cuando la misma frase implica ya una posición política, igual por exceso o defecto, muy aprovechada y conveniente al régimen.

Es triste ver cómo un gran sector de la sociedad cubana toca fondo en su miseria ético – espiritual al adoptar una actitud desaprensiva hacia nuestra Historia y los próceres de la Patria. Los odian sin más argumento que el de la ignorancia de identificar a Céspedes y Martí con los apandillados en el poder y los problemas económicos de la isla. Sé de gente humilde, sin techos, comidas y medicinas que en lo personal odian el sistema, pero lo defiende con su lengua sin que nadie les pregunte u obligue a hacerlo.

Creo firmemente que es preferible callar antes que despotricar del hermano que se aventura a denunciar los excesos del régimen, pero nunca permanecer insensibles a propósito de un auto exilio mental, mucho menos echarle la culpa al idealizado Bloqueo. Hay que decirle a esos pobres en carne y espíritu que el problema siempre ha sido el Partido Comunista de Cuba y su incapacidad para lograr el bienestar del pueblo cubano.

Nada, nada, nada cambiará o se logrará mientras no haya Liberta de pensamiento y obra en cada cubano.

Total Page Visits: 153 - Today Page Visits: 1