Palabrería en la poesía

Por KuKalambé

Si me dieran a elegir un ensayo del libro La última lectura de Orlando (Editorial Silueta, 2015), aceptaría el recurrente tema de Lezama Lima. Afortunadamente, como afirma Pablo de Cuba Soria, “hay una unidad temática que atraviesa todo el libro”, acompañada, según lo que es más importante para el autor, por la “recurrencia de algunas ideas” que representan “ciertas líneas de fuga barrocas/barroquizantes y vanguardistas”. Estos desvíos, estas huidas, constituyen “disonancias prosódico-temáticas” con respecto al discurso de “lo cubano en la poesía”.

No obstante, el ensayo del libro titulado Lezama Lima: el ocultamiento visible de lo moderno no pretende únicamente desenredar la madeja de lo travestido en su forma lingüística y hacernos apreciar la plausibilidad de la “imagen sonora”, sino que va más allá, planteando una problemática de la poesía prácticamente ausente en el libro de Soria: la profilaxis contra la imagen del angelocidio de la “imagen sonora”, en la propuesta del sorge para ser en la poesía.

Al final, Lezama “guarda cuidado” y protege como poeta, profetizando que el lenguaje que es abandonado por la “imagen sonora” se convierte en mera palabrería. Ser en el poema o en el reino de la poesía significa aislar un interior compuesto de vibraciones, cuya imagen sonora inmuniza la poesía de la confusión de la palabrería.

Total Page Visits: 55 - Today Page Visits: 1