«Dios no ha muerto»

Por El Coloso de Rodas

Durante una década, he explorado los escritos de Freud en profundidad. En su obra tardía, «El porvenir de una ilusión» (1927), Freud plantea que las representaciones religiosas surgen de la misma necesidad de logros culturales, es decir, de la necesidad de protegerse contra la superioridad de la naturaleza. Además, advierte sobre la necesidad de desarrollar una teoría de la «compensación cultural», más allá de la teoría clásica del deseo psicoanalítico.

En este contexto, surge la expresión «hombre como Dios de prótesis», que ha sido mencionada y evaluada en pocas ocasiones. Esta expresión apunta a un reconocimiento primordial de la cultura como una forma de inmunidad.

La historia de la humanidad se puede entender como la historia de cómo el ser humano se ha convertido en un «homo immunologicus», luchando por establecer una esfera de protección y cuidado de sí mismo, ya sea a través de la religión o las instituciones culturales.

Las comunidades han fracasado a lo largo de la historia, ya sean las ciudades-estado, los imperios, las monarquías o los estados-nación, y no hay posibilidad de volver atrás. Ahora, lo que importa es la «co-inmunidad», la capacidad de protegernos y cuidarnos mutuamente en conjunto.

Total Page Visits: 136 - Today Page Visits: 1